If you need immediate help, please call 911 or the Military Crisis Line at 800-273-8255 and press 1

Como Comprender y Enfrentar a Los Desastres

Los eventos traumáticos relacionados con el combate o despliegue militar podrían ocurrir durante su servicio militar. Estas experiencias pueden provocar reacciones de estrés que pueden afectar negativamente su salud mental. Sin embargo, es importante recordar que usted y su familia pueden afrontar experiencias similares tras un desastre. 

En promedio, existe una catástrofe natural, ecológico o provocado por el hombre en algún lugar del mundo cada día. Estos incluyen los huracanes, terremotos, inundaciones, accidentes industriales, ataques terroristas en tiempos de paz, y fusilamientos en masa. Como el combate y los despliegues, los desastres pueden resultar en: 

  • Temor por su vida 

  • Estar expuesto a muertos y heridos 

  • Sentimientos extremos sobre sus pérdidas 

  • Interrupción de su vida social y comunitaria 

  • Dificultades y estrés continuo 

Si usted es un miembro del componente de la reserva o Guardia Nacional, estas preocupaciones pueden ser amplificadas. Usted puede ser activado para responder a un desastre en la misma zona donde su hogar y su familia se ven afectados. 

Las Reacciones de Estrés a Corto Plazo

Un desastre es una experiencia difícil, pero los factores estrés antes que vienen inmediatamente después de el desastre pueden ser igual de difíciles. Estos pueden incluir la destrucción de su hogar, la evacuación, la escasez de agua potable y alimentos, la pérdida de electricidad y la falta de teléfono o servicios del internet. 

Estos factores de estrés pueden causar: 

  • Ansiedad y preocupación 

  • Tristeza 

  • Duelo 

  • Sentimientos de culpabilidad por la supervivencia 

  • Irritabilidad e ira 

  • Cambios en su sueño y apetito 

Esté atento a signos de advertencia que algo pasa con usted y sus seres queridos. Estas reacciones a eventos traumáticos son comunes. Hable con un médico si usted siente demasiada angustia o si sus reacciones de estrés interfieren con su vida cotidiana. Hablando con su proveedor de atención médica puede prevenir o disminuir sus preocupaciones actuales y futuras.

Las Reacciones de Estrés a Largo Plazo 

Las reacciones de estrés pueden continuar; incluso hasta después de que las necesidades básicas como los alimentos, el agua, la electricidad y la vivienda vuelvan a su normalidad. Algunas reacciones pueden que no aparezcan durante días, semanas o incluso meses después. Puede seguir luchando con la muerte de seres queridos, las lesiones personales, el temor de que el desastre vuelva a ocurrir, o la pérdida de pertenencias sentimentales como fotos de su familia. 

Las reacciones de estrés que continúan o empeoran, durante un período de tiempo prolongado podría indicar más graves preocupaciones de su salud mental. Esto le podría llevar a un diagnóstico como: 

  • Trastorno de Adaptación 

  • Trastorno Depresivo Mayor 

  • Trastorno por Uso de Sustancias 

  • El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) 

Por ejemplo, más del cinco por ciento de las personas que están expuestos a un desastre podrían desarrollar TEPT dentro de un año después del evento. Por esta razón, es importante conseguir ayuda inmediatamente para las preocupaciones de salud mental. 

Cómo Ayudar a su Familia a Lidiar 

Los desastres ponen mucha tensión sobre toda su familia, por lo tanto, fíjese en las reacciones de estrés en sus seres queridos. Los adultos pueden tener reacciones similares a la suya. Los niños pueden mostrar el estrés de otras maneras. Los bebés y los niños pequeños pueden llorar más. Los niños pequeños pueden jugar recreando los eventos traumáticos. Los niños mayores pueden involucrarse en conductas de riesgo como el uso indebido de sustancias. Visite el sitio en internet del Federal Emergency Management Agency (FEMA) para enfrentar a los desastres, y visite la página en el internet de Military Kids Connect (disponible solo en inglés) para obtener más información acerca de ayudar a los niños a afrontar la situación. 

El Afrontamiento y la Recuperación 

Hacer frente después de un desastre puede ser difícil. Los siguientes pasos lo pueden ayudar: 

  • Apoyo social: Pasar el tiempo con los vecinos, los amigos y la familia le pueden ayudar a través de los tiempos difíciles. Si están lidiando con la misma catástrofe, lo más probable es que entiendan lo que usted está sintiendo. 

  • Actitud positiva: Quienes esperan que las cosas van a salir bien tienen más probabilidades de responder bien y recuperarse rápidamente. 

  • La confianza en su capacidad para enfrentar los retos: Si usted cree que puede enfrentar cualquier cosa, usted tenderá a manejar mejor cualquier situación. 

Buscar ayuda es una señal de fortaleza. Si usted o un ser querido necesita asistencia adicional, póngase en contacto con el Psychological Health Resource Center (Centro de Recursos Psicológicos) las 24 horas al día/7 días de la semana para hablar confidencialmente con consultores de recursos de salud, llame al 866-966-1020 o utilice el Real Warriors Live Chat (en español o inglés). Visite realwarriors.net/livechat. También puede visitar la sección “buscar ayuda, encontrar cuidado” en nuestra página del internet para ver una lista de los recursos principales de salud mental. 

Additional Resources

Sources

Center for the Study of Traumatic Stress (n.d.). The invisible injuries of war: Impact on military families and children.  

Fisher M.P. (2014). PTSD in the U.S. military and the politics of prevalence. Social Science & Medicine, 115, 1–9. doi: 10.1016/j.socscimed.2014.05.051 

Gradus, J. L. (2017). Epidemiology of PTSD.  

Hynes, C., & Thomas, M. (2016). What does the literature say about the needs of veterans in the areas of health? Nurse Education Today, 47, 81–88. doi: 10.1016/j.nedt.2016.08.001.   

RAND Corporation. (2008) Invisible wounds of war: Psychological and cognitive injuries, their consequences, and services to assist recovery. Santa Monica, CA: Tanielian, T., Jaycox, L. H., Adamson, D. M., Burnam, M., A., Burns, R., M., Caldarone, L.B., …Yochelson, M., R  

Pietrzak, R. H., Goldstein, R. B., Southwick, S. M., & Grant, B. F. (2011). Prevalence and axis I comorbidity of full and partial posttraumatic stress disorder in the United States: Results from wave 2 of the National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions. Journal of Anxiety Disorders, 25(3), 456–465. doi: 10.1016/j.janxdis.2010.11.010 

Ramchand, R., Schell, T. L., Karney, B. R., Osilla, K. C., Burns, R. M., & Caldarone, L. B. (2010). Disparate prevalence estimates of PTSD among service members who served in Iraq and Afghanistan: Possible explanations. Journal of Traumatic Stress, 23(1), 59-68. doi:10.1002/jts.20486 

Roberts N.P., Kitchiner N.J., Kenardy J., & Bisson J.I. (2009). Systematic review and meta-analysis of multiple session early interventions following traumatic events. American Journal of Psychiatry. 166(3), 293–301. doi: 10.1176/appi.ajp.2008.08040590 

Zowar, J., Juven-Wetzler, A., Myers, V., & Fostick, L. (2008). Post-traumatic stress disorder: Facts and fiction. Current Opinion in Psychiatry, 21(1), 74-7. doi: 10.1097/YCO.0b013e3282f269ee.